Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Avilared
Miércoles, 14 de febrero de 2018
Durante seis años

Tratamiento de choque en la iglesia de Cuevas del Valle para evitar que se la coman las termitas

Guardar en Mis Noticias.

La iglesia de Cuevas del Valle ha comenzado a recibir un tratamiento contra una plaga de termitas, carcoma y hongos de la pudrición que se alargará al menos durante seis años.

[Img #82117]

 

La parroquia de San Juan Bautista, construida en el siglo XV, está afectada por estos insectos tanto en el suelo como en la cubierta, así como en piezas de carpintería.


Los daños en el templo están siendo ocasionados, por un lado, por la termita subterránea, del género Reticulitermes, que anida en la tierra y que ha afectado a las piezas de la iglesia con los túneles que crean para ascender y alimentarse de madera húmeda.


Por otro lado, los anóbidos (carcoma común) y cerambicidos (carcoma gigante) son los insectos de la madera que también han afectado a las instalaciones, ya que se alimentan de la celulosa del maderamen y dejan agujeros en el mobiliario.


Tras la inspección e identificación de los daños ocasionados, la empresa Rentokil Initial ha comenzado a aplicar  en el interior de la iglesia un tratamiento anti termitas para su recuperación. Se denomina sentri tech y está basado en un sistema de cebado que garantiza la eliminación de las colonias que afectan al maderamen y que ronda un coste de alrededor de 9.800 euros.


Cebos

Los cebos contienen un principio activo, el hexaflumuron, que actúa inhibiendo la síntesis de la quitina e impide que los insectos, una vez que mudan su exoesqueleto, vuelvan a regenerarlo, por lo que mueren ante la imposibilidad de desarrollar una nueva piel.  


Según los expertos, este sistema es eficaz para eliminar las termitas y se aplica en tres fases: primero se colocan cebos con un placebo de celulosa en los puntos donde se sospecha que puede haber actividad de termitas. Una vez que las termitas comienzan a alimentarse de la celulosa, en la segunda fase el cebo se cambia por otro similar pero ya con el biocida incorporado, de modo que las termitas obreras alimentan a la reina y a las ninfas, propagando así el veneno en la colonia y llevándola a su colapso.


Esta fase reduce drásticamente la actividad en el primer año, de ahí que la tercera fase sea una monitorización de los cebos los siguientes cinco años y, si se observa un repunte de actividad, se procede a la aplicación del sistema de nuevo.


En la cubierta de la iglesia, la plaga de xilófagos se abordará con un tratamiento curativo-preventivo de inyección a presión a través de válvulas de retención y con pulverización. La inyección a presión consiste en una impregnación total de la madera con insecticida y fungicida a través de válvulas antirretorno previamente colocadas. Mientras que la máquina air-less proyecta el gel o líquido protector en todas las caras accesibles de las piezas estructurales sin que se mezcle con el aire, para reducir así la cantidad de producto en suspensión y garantizando un mayor aprovechamiento y mejor distribución. La combinación de ambos tratamientos debe garantizar una elevada penetración de los productos favoreciendo el control de la plaga.

 

[Img #82118]

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress