Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 1 de diciembre de 2017
Un policía fuera de servicio les siguió tras sospechar de sus intenciones

Detenidos 3 individuos dedicados a hurtos por los sistema del ‘pinchazo’ y ‘la mancha’

Guardar en Mis Noticias.

El seguimiento de un agente fuera de servicio en su vehículo particular terminó con la detención de tres individuos especializados en hurtos a clientes de entidades bancarias.

[Img #79316]

 

Son los presuntos autores de un delito de hurto en grado de tentativa, delito contra la seguridad vial e infracción a la Ley de extranjería. Los detenidos, con domicilio en Madrid, cuentan con múltiples antecedentes por delitos contra la propiedad.


Los individuos, detenidos en una calle de la zona sur de la capital abulense, fueron detectados por un agente de la Policía Nacional fuera de servicio en las inmediaciones de un banco. La forma de comunicarse entre ellos y la presencia de un vehículo en actitud de espera, llamaron la atención del policía, que solicitó por teléfono apoyo de sus compañeros.


Por algún motivo, los individuos abandonaron el lugar antes de la llegada de refuerzos, por lo que el agente de la Comisaría inició el seguimiento en su vehículo, desde el que informó en tiempo real de la descripción y de la dirección de huida de los detenidos.


Finalmente fueron varias las dotaciones que lograron interceptar el vehículo, después de que hubiera realizado numerosas maniobras imprudentes cuando se disponía a abandonar la ciudad. En ese momento se comprobó que sobre uno de ellos pesaba una orden de detención por hurto de un Juzgado de Madrid por hurto, mientras que otro de ellos se encontraba en situación irregular en nuestro país.


Entre los objetos que les fueron intervenidos tras el arresto se encuentran pasamontañas, guantes, punzones camuflados de bolígrafos, chinchetas, tachuelas artesanales construidas con clavos y tapones de botellas, así como diversos teléfonos móviles que se presume utilizaban para coordinarse en sus acciones. Otro elemento intervenido, fueron varias cápsulas de leche, que se emplean para el procedimiento de hurto conocido como ‘la mancha’.


‘Pinchazo’ y ‘la mancha’
Los autores de este tipo de hurtos por el método del ‘pinchazo’ adoptan unos roles muy marcados: uno de ellos se aposta en el interior de una sucursal bancaria con la finalidad de localizar una víctima, mostrando preferencia por las personas mayores tras observarles realizar un reintegro importante en efectivo. Una vez seleccionada la víctima, el observador la ‘marca’ al resto de componentes utilizando mensajes a través del teléfono móvil.


Posteriormente, otra persona del grupo sigue al cliente del banco hasta donde tiene su vehículo estacionado, aprovechando el momento propicio para clavar en el neumático más alejado de donde se encuentra la víctima un tubo metálico al que previamente han sacado punta con el propósito de lograr el desinflado paulatino del mismo.


Cuando la víctima se percata de que tiene un problema en el coche, y tras ser advertido por otro miembro del grupo que conduce un vehículo a su lado, entran en juego los últimos actores, ofreciéndose solícitos a ayudarle en la reparación, logrando distraer a la víctima hasta que pierde de vista sus pertenencias que sustraen al descuido, huyendo del lugar.


Otra variante es el procedimiento conocido como ‘la mancha’, que aunque es muy conocido desde hace años, sigue muy vigente en nuestros días. Consiste en hacer una espera en una entidad bancaria hasta que sale la víctima, generalmente personas mayores que van a cobrar su pensión.


Una vez que la víctima abandona la sucursal van detrás de ella hasta un lugar apartado donde no suela haber demasiada gente, y allí un individuo arroja alguna sustancia sobre la ropa de la víctima manchándole la prenda sin que se dé cuenta. En ese momento un cómplice entra en escena y se ofrece amablemente a limpiársela, aprovechando para sustraer los efectos personales que la víctima porta en el interior de los bolsillos, como sobres con dinero recién sacados del banco y que ya sabían dónde estaban, ya que la selección de la víctima es realiza por un tercer miembro en el interior del mismo banco, que ‘marca’ a sus compinches el objetivo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
----