Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Miguel Gómez Garrido
Martes, 7 de noviembre de 2017

Toponimia árabe y bereber de La Moraña

Guardar en Mis Noticias.

A lo largo de mis exploraciones etnográficas, he podido documentar un gran número de relatos y testimonios orales que asocian la comarca de La Moraña a ‘tierra de moros’, tal como se aprecia en el siguiente etnotexto registrado por mí el 20 de julio de 2013, a un lugareño de Cabezas de Alambre (Ávila):

[Img #78452]

 

¡No!, lo que pasa, lo que sí está claro, que nosotros procedemos de moros. El escudo de Cabezas, si le veis… ¡Bueno!, ahí está… Está así. Y ese le pintó mi mujer, y que le regaló. Y vienen cuatro o cinco cabezas de moros. O sea, que es que eso no hay duda que procedemos de moros.


Moraña, de moros. El mudéjar, por aquí, de moro…, pues la mayoría de los edificios antiguos son, son mudéjar.


De acuerdo con las leyes de evolución fonética del español (AU>ou>o), el topónimo Moraña podría haberse formado a partir de la voz latina MAURUS, –de origen probablemente fenicio–, utilizada por los romanos para nombrar a los habitantes de la provincia de Mauritania, y en un sentido más amplio, a las tribus beréberes, nativas de El Magreb (Marruecos, Argelia, Túnez y Tripolitania).


La invasión árabe y norteafricana de la Península Ibérica, dejó su huella en algunos topónimos de La Moraña: Albornos, Magazos, Morañuela, Adaja, Orán, Jaraíces y Garoza, entre otros. El objeto de este artículo es plantear, desde el campo de la filología y los estudios antropológicos, una lectura hipotética de los topónimos mencionados.


Albornos

Eduardo Tejero Robledo relaciona el topónimo Albornos con la tribu bereber de los Banū Burnūs(2), perteneciente a la etnia de los Barānis. Sin descartar esta hipótesis, Albornos también podría guardar un vínculo con el arabismo albornoz, que procede del andalusí alburnús, y este, a su vez, del árabe clásico burnus, ‘albornoz; abrigo (u otra prenda) con capucha’(3).

 

Magazos

En cuanto a Magazos, podría derivar de magāzī, con terminación –os del hispanorromance. En la estructura de la palabra, se puede identificar la raíz árabe *غزا, gazā, ‘atacar, invadir, conquistar’, de la que se forma por derivación el participio غاز, gāz(ī), ‘jefe o miembro de una incursión’(4). Elías Terés Sádaba apunta el uso ocasional del participio gāz(ī) en la onomástica árabe, sobre todo musulmana, de diversas épocas y áreas(5). Pero esta explicación no es más que una hipótesis que planteo sobre el origen de este topónimo. Por otra parte, Jaime Oliver Asín ha señalado que las terminaciones en  –os, –es son características de epónimos bereberes y de nombres comunes norteafricanos(6).


Morañuela

El topónimo Morañuela, derivado de Moraña (<MAURETÂNIA), remite de forma explícita a las tribus beréberes que se asentaron en la cuenca del Duero, en lugar de seguir a los árabes en su retirada hacia el sur. Ángel Barrios enumera otros topónimos castellanos del mismo tipo: Moronegro, Morenos, Mori, Pardales, Fermoro, Morazuela y Moriel. Probablemente, como explica este investigador, se trate de antiguos asentamientos beréberes que fueron posteriormente rebautizados con nombres castellanos por los repobladores cristianos(7).


Adaja

En lo que se refiere al hidrónimo Adaja, Jaime Oliver Asín defendió su origen bereber en un artículo que publicó en la revista Al-Andalus (1973)(8). Según la hipótesis de Jaime Oliver Asín, Adaja sería un epónimo que debe su nombre a la tribu bereber Azdāŷa, perteneciente a la etnia de los Barānis. Esta tribu emigró a España por el año 955, cuando Wahrān (Orán) fue destruido por los Zanāta, pertenecientes éstos al otro gran grupo de las etnias beréberes, los Butr(9). Basándose en la filiación camito-semítica de algunos topónimos (Gajates, Mazagatos), Oliver Asín trata de argumentar en su artículo, la tesis de la permanencia duradera de los beréberes en el territorio de la primitiva Castilla.


En Pajares de Adaja, la propia toponimia local referente a la naturaleza (el Prao de los Moros, la Fuente los Moros), probablemente, constituiría un vestigio lingüístico de la estancia de tribus norteafricanas en el Campo de Pajares, comarca morañega por donde discurre el río Adaja entre accidentados taludes.  


Orán

Los bereberes también dejaron su huella en algún orónimo. Dentro del término de Arévalo hay un monte denominado Orán, homónimo, por tanto, de la ciudad norteafricana. Este topónimo lo encontramos en otros asentamientos bereberes de la Península: Orán (Lugo), Vilanova de Ourem y Castelo de Ourem, al noroeste de Fátima (Portugal), etc(10).


Jaraíces

Federico Corriente incluye en su Diccionario de Arabismos y voces afines en Iberorromance, la voz jaraíz o chafariz, ‘surtidor; fuente de varios caños’, de la que probablemente, proceda el topónimo Jaraíces. Como explica el profesor Corriente, jaraíz viene del árabe andalusí ṣ/sahríj, que a su vez, es un préstamo del pahleví cāh+*riqu, ‘pozo manante’, a través del árabe clásico ṣihrīj, صهريح , ‘cisterna, aljibe, zafareche, tanque’(11).


Garoza

El topónimo Garoza guardaría relación con el sustantivo femenino ‘arūs, عروس, ‘desposada’, documentado tanto en la onomástica árabe (Abenaroça, Abenaroz, Abrahim Aroçi), como en la toponimia (podio de l`Aroça, Las Garozas, Vinaroz). El fonema faringal sonoro /‘/, siguiendo las leyes de evolución fonética de los arabismos en castellano, ha sido reemplazado por el fonema velar /g/. La presencia de este nombre en España y Marruecos, se podría relacionar con la tribu bereber de Banū ‘Arūs(12).


En conclusión, los topónimos estudiados revelarían la permanencia más o menos duradera de una población bereber en las llanuras del Duero, tras la invasión árabe de la Península Ibérica. Como se ha podido apreciar a lo largo del artículo, los nombres de esas etnias y tribus nómadas (o seminómadas), cristalizaron en una toponimia cuya interpretación, aún hoy, constituye “todo un reto” para los estudios filológicos.

 


1) Para un estudio más detallado sobre el tema, véase “Toponimia árabe y bereber”, en mi tesis doctoral  Recopilación y estudio de un corpus de literatura de tradición oral de La Moraña (Ávila) (Salamanca: Universidad, 2012), pp. 40-44.
2) Eduardo Tejero Robledo: Toponimia de Ávila (Ávila: Institución Gran Duque de Alba, 1983), p. 55.
3) Federico Corriente: Diccionario de Arabismos y voces afines en Iberorromance (Madrid: Gredos, 2003), p. 126; Diccionario árabe-español (Barcelona: Editorial Herder, 1991), p. 43.
4) Corriente: Diccionario árabe-español, p. 555.
5) Elías Terés Sádaba: “Antroponimia hispanoárabe (reflejada por las fuentes latino-romances)”. Edición por Jorge Aguadé, Carmen Barceló y Federico Corriente. Anaquel de Estudios Árabes III (1992), pp. 11-36, p. 17.
6) Jaime Oliver Asín: “En torno a los orígenes de Castilla: su toponimia en relación con los árabes y los beréberes”, Al-Andalus XXXVIII (1973), pp. 319-391, p. 344-345.
7) Ángel Barrios García: “Toponomástica e historia. Notas sobre la despoblación en la zona meridional del Duero”, en Miguel Ángel Ladero Quesada (coord.), En la España medieval II. Estudios en memoria del profesor D. Salvador de Moxó (Madrid: Universidad Complutense, 1982), pp. 127-128.
8) Oliver Asín, p. 347.
9) Para más información sobre las etnias beréberes, vs. Maíllo Salgado: Vocabulario de Historia árabe e islámica, pp. 46-47, 49-50, 52.
10) Oliver Asín, p. 347.
11)  Corriente: Diccionario de Arabismos, p. 284; Diccionario árabe-español, p. 448.
12) Para más información, consúltese Elías Terés Sádaba: “Antroponimia hispanoárabe (reflejada por las fuentes latino-romances)”, Anaquel de Estudios Árabes II (1991), pp. 13-34, p. 32.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Miércoles, 8 de noviembre de 2017 a las 18:45
Nieves
Muy interesante. Gracias por el artículo
Fecha: Miércoles, 8 de noviembre de 2017 a las 18:29
A. Garcia
Garoza (Garotza), según algunos amigos especialistas en toponimia vasca, sería un vocablo de origen euskaldun.
Fecha: Miércoles, 8 de noviembre de 2017 a las 11:49
Alondra armuñesa
¡Muy buen artículo! ¡Enhorabuena! Es importante conocer los orígenes para entender el presente.
Fecha: Miércoles, 8 de noviembre de 2017 a las 11:04
Manuel Mateos
Por toda España hay toponimos Iberos o bereberes, muchos empiezan por Ben o Beni que quiere decir grupo, familia, padre. La Moraña viene de Moranía, tierra de moros. Actualmente tenemos un idioma, el vascuence que es íbero, berebere auténtico, aunque ello proclaman que tienen un idioma único en el mundo. Estoy concentrado en investigación científica de actualidad porque el futuro de España lo veo muy negro y perder el tiempo en el pasado no nos ayuda. Estudié en la universidad Mustahshiriya de Bagdad por saber su idiosincrasia.

Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress