Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carlos de Miguel
Lunes, 17 de julio de 2017
Según el responsable de la Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal

La Iglesia advierte: “España sale de la crisis sin trabajo para 4 millones de personas”

Guardar en Mis Noticias.

El obispo emérito de Ciudad Real y responsable de la Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal, Antonio Ángel Algora, ha pedido “decir no” a “la economía que pone la vida en una desigualdad cada vez mayor”.

[Img #73624]

 

Durante su intervención en el encuentro del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC), ha dicho que, en sintonía con lo manifestado por el papa Francisco, hay que “decir no a la economía que pone la vida en una desigualdad cada vez mayor”.


“No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre, donde es noticia todo lo económico y no que un hombre muera de frío, y se considera al ser humano como un bien de consumo”, ha dicho.


“Tenemos una cultura del descarte, más allá de la cultura de la explotación. Los excluidos ya no son explotados sino sujetos restantes”, ha añadido, para señalar como un ejemplo de exclusión lo que pasa en España: “se sale de la crisis sin trabajo para cuatro millones de personas”.


En su ponencia, ha realizado una aproximación a la aportación del papa Francisco a la Pastoral Obrera, remontándose al ‘Documento de la Aparecida’, del que fue responsable de su redacción, y en el que se abordan las desigualdades en el mundo de trabajo, la falta de oportunidades de progreso de los jóvenes, el  desempleo y subempleo, el trabajo informal y el trabajo formal precario.


Persona y trabajo

Algora ha subrayado que la persona “debe seguir siendo protagonista de las transformaciones del trabajo y del trabajo mismo”. “Nos debemos preguntar ¿cómo resuelve el papa Francisco el dirigirse a personas que no son creyentes?”, y ha señalado el caso de los sindicatos: “persona y trabajo deben juntarse, porque si decimos trabajo sin decir persona el trabajo deja de ser humano y se pierde a sí mismo; pero si pensamos en la persona sin el trabajo es algo incompleto, porque la persona se convierte en más plenamente persona cuando trabaja”.


“El trabajo es la forma más común de cooperación, cada día millones de personas cooperan trabajando, el trabajo es una forma de amor cívico, un amor verdadero, auténtico que nos hace vivir y saca adelante al mundo”, ha explicado.


Para la Pastoral Obrera, de la que es responsable, dijo que es de agradecer las intervenciones sobre el mundo del trabajo que realiza el papa, y ha apuntado su última visita a una siderurgia en Italia: “los diálogos en las fábricas son lugares de la vida, el mundo del trabajo es el mundo del pueblo de Dios, todos somos Iglesia, todos somos pueblo de Dios”. De ahí se afirma que “es un lugar prioritario en la atención social y eclesial. Muchos han puesto en duda la necesidad de un apostolado, que se haga presente en los centros de trabajo”.


En este sentido, Algora ha querido animar la tarea de los movimientos y militantes de los trabajadores cristianos, “para que sean testigos y contribuyan a la cultura del encuentro y la solidaridad que pasa necesariamente por formar a sus miembros en la Doctrina Social de la Iglesia y fortalecer el compromiso” al que estamos llamados”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress