Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 17 de junio de 2017
Restaurado el puente situado junto a la Cueva del Maragato

El puente Mocho es testigo del recuerdo al profesor Rodríguez Almeida

Guardar en Mis Noticias.

El Día de los Puentes se ha celebrado en el restaurado puente Mocho de las Juntas, después de que se derrumbase una parte, y como homenaje al arqueólogo Emilio Rodríguez Almeida.

[Img #72409]

 

De la mano de la Diputación de Ávila y el colectivo ‘Recordando a Rodríguez Almeida’, en colaboración con ayuntamientos de la zona y otras asociaciones, se ha inaugurado la restauración del puente Mocho, entre los términos de Cepeda la Mora y Navalsauz (San Martín del Pimpollar).


Este puente es uno de los más de 200 que existen en la provincia, que se encuentran recogidos por el profesor Rodríguez Almeida en su obra póstuma ‘Puentes históricos de la provincia de Ávila’, publicada por la Institución Gran Duque de Alba el año pasado.

 

El presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha subrayado el significado de este día a la hora de poner en valor y mantener tradiciones del territorio, como el uso de los puentes y las calzadas, a través de la práctica de la trashumancia.


Situado en la Cañada Leonesa Occidental, el puente Mocho fue utilizado durante siglos en la práctica de la trashumancia y se encontraba en un estado de deterioro que ha sido paliado con la restauración llevada a cabo por la Diputación, que también ha instalado señalización informativa sobre su historia y trascendencia.

 

[Img #72414]

 

Lecturas

La lectura de varios textos ha servido para rendir homenaje a Rodríguez Almeida ante vecinos de los pueblos de la zona, de la Mancomunidad de Municipios de la Comarca de Gredos, la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Avileña-Negra Ibérica y el Grupo Almanzor.


También se han abierto dos exposiciones fotográficas en Cepeda la Mora y Navalsauz dedicadas a la trashumancia, una colección de 21 imágenes en blanco y negro, propiedad de los hermanos García Santana, de Navadijos, y realizadas por el fotógrafo Raúl Moreno que lleva por título ‘Vaqueros trashumantes’.


Hasta el 7 de julio permanecerán expuestas estas fotografías en las antiguas escuelas de Navalsauz y en el centro social de Cepeda la Mora. Las imágenes se completan con textos de Rodríguez Almeida sobre el puente Mocho.


Ángel Hernández, del colectivo ‘Recordando a Rodríguez Almeida’, ha destacado esta jornada como plasmación de un deseo del profesor, que buscaba que los habitantes de la provincia conocieran el patrimonio escondido que guarda el territorio y el valor cultural de infraestructuras como los puentes.


Recuperar el patrimonio

Por su parte, José María Rodríguez Almeida, hermano del profesor, ha agradecido el recuerdo que se ha tenido en esta jornada hacia su figura y el hecho de poner en práctica lo que él se había propuesto de recuperar el patrimonio de la provincia.

 

[Img #72416]
De la misma forma, el diputado provincial de Cultura, Eduardo Duque, ha recordado la importancia de estas construcciones para prácticas como la de la trashumancia, recientemente declarada Patrimonio Cultural Inmaterial, y ha destacado que el 85 por ciento del ganado trashumante de España se concentra en la provincia de Ávila, una práctica que dio origen a puentes e infraestructuras como la que ha servido para celebrar el Día de los Puentes.


Origen romano

El puente Mocho se eleva sobre el río Alberche entre los términos municipales de Cepeda la Mora y San Martín del Pimpollar. Es un viaducto de origen romano, paso sobre el río Alberche y que forma parte de la Cañada Real Leonesa Occidental y muy próximo a la Cueva del Maragato, zona muy frecuentada en cualquier tiempo del año por caminantes y amantes del senderismo. La reparación de este singular puente permite que en lo sucesivo puedan transitar por él personas, animales y vehículos por ser el único paso que tiene la cañada para superar el río Alberche.

 

Está situado en la cuesta de Bergallanta, al sur del término municipal de Cepeda de la Mora y muy cerca de la confluencia de los ríos Alberche y Astillero, uniendo dicho término con el de San Martín del Pimpollar. Por todo ello, el ganado trashumante podrá fácilmente salvar el río Alberche y continuar su camino hacia el norte. Asimismo, los vecinos, al ser un lugar un tanto alejado de la población, podrán acceder a este bello paraje, bien en vehículo a través de la carretera, por el camino rural que está bien acondicionado, o andando por la cañada real.


Rodríguez Almeida explica que el puente se encuentra pasado el molino Parranca, conocido “la puente Mocha”, nombre que tienen muchos de los antiguos puentes medievales y romanos que no cuentan con los pretiles protectores.


Agreste y solitario

En su libro sobre los puentes dice que se encuentra “bajo el Peñón del Maragato”: “a un kilómetro bajo los puentes del Umbrión parte a la derecha de la bajada un caminito que baja en busca de la vieja calzada que, al norte, desciende por la ladera de solana desde los altos de la Venta del Quinto que hemos visto precedentemente. Es un paraje solitario y agreste donde la vieja calzada, traza, junto a ruinas de una antigua venta y sus cijas, un tornante a sur. A 200 metros de él encontramos un antiguo puente. Las Juntas es un nombre local que se da al lugar en que confluyen el Alto Alberche con el arroyo Astillero que baja hacia el oeste del Umbrión del Maragato.

 

[Img #72415]

 

 

El nombre de Puente Mocho es ya antiguo, pues depende, evidentemente, de reformas hechas en época probablemente borbónica tras ruina de la primitiva estructura y que todavía hoy son evidentes. Consta, en efecto, de una parte (al sur) de un arco central de 8-9 metros de luz en sillería, y otro menor al norte, y todavía un poco más al norte, un aliviadero rectangular, fruto de una reparación ya antigua que puede justificar el nombre que se le da. Tal vez este aliviadero, poco estético, haya sustituido otro pequeño arco a dovelas de la primitiva estructura”.


Añade en su libro: “”he ido de nuevo recientemente a visitarlo por escrúpulo (habiendo perdido de vista mis antiguos dibujos, datados hacia 1956-58) y le he encontrado hoy, 23 de octubre de 2011, precintado con barrera de cinta de la Guardia Civil a causa de una profunda brecha que ha causado (en fecha evidentemente, muy reciente) el derrumbe de una parte (3 metros) del paramento junto al arco mayor sobre el lado este por toda su altura. Urge absolutamente una reparación inmediata, antes de que, con las lluvias de este otoño, se agrave irreparablemente la situación. Es, con la calzada a la que sirve, un monumento de primer orden y no puede esperar un agravamiento de la situación solo por nuestro descuido. El mismo idílico paisaje en que se encuentra lo hace particularmente recomendable.


La estructura del puente muestra los arcos con buenos dovelones de corte antigua que podrían remontarse a la Antigüedad por sus dimensiones y la perfección de sus juntas. El resto es mampostería ya de antiguo resarcida, como la calzada misma que lo cubre, casi toda en piedra pequeña, de época moderna. Una feísima baranda metálica hace de parapeto a ambos lados y, sobre la reciente brecha, queda suspendida en el vacío; es de esperar que la reparación que solicitamos contemple la sustitución de toda ella con parapetos de bloques, según el uso antiguo”.

 

[Img #72410][Img #72411][Img #72413]

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
----