Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Isabel Martín
Miércoles, 21 de diciembre de 2016

Navidad española: 10 cosas que echamos de menos cuando estamos en el extranjero

Guardar en Mis Noticias.

Cuántas veces nos han dicho que para que valores algo de verdad tienes que perderlo o, al menos, estar lejos de ello. Pues es verdad. La Navidad, la que vivimos en España, en cada una de nuestras casas, con sus diferencias y con muchas coincidencias, se echa de menos cuando estás en otro país.

[Img #64813]

 

Eso que podemos denominar Navidad española y a la española. A mí siempre me ha encantado y este año, por circunstancias, la viviré en Irlanda. Os puedo asegurar que es bonita, pero bien distinta.


Cultura, tradición, arte y religión. Lo juntamos todo, lo agitamos bien, añadimos un poquito de espumillón, sidrita y las uvas correspondientes… Y ahí están: unas Navidades muy pero que muy nuestras. Os voy a contar lo que en Irlanda echo de menos –como tantos y tantos españoles que aquí viven- de las navidades a la española.

 

1. El turrón. ¡Aquí no hay! Alguien me dirá que sí, que lo puedes comprar online, que en alguna tienda de Dublín.... Que no, que no es como en España que lo encuentras en cualquier sitio. Ni el duro, ni el blando, ni el de chocolate, ni “ná de ná”.


2. Polvorones y mazapanes. Pues si es difícil encontrar turrón, intenta traducir “polvorón” al inglés sin que suene a chiste… El caso es que cuando estás en tu casita con un montón de polvorones y de turrón siempre dices: “Uy, no comeré mucho que luego engordo…”. ¡Ya!Ya me gustaría a mí engordar estas Navidades a base de turrón…


3. El día de Nochebuena. Al menos en mi casa española, ese día es uno de los más especiales de todo el año, junto con el de Nochevieja. Prácticamente toda la familia se reúne a cenar, pero antes te vas a tomar unas sidritas con los amigos, y repites en Nochevieja a la misma hora. O antes. La típica Misa del Gallo aquí también se celebra, pero curiosamente en la mayoría de los sitios es sobre las nueve (aquí se cena sobre las seis de la tarde), y no a medianoche como en España. En la cena, en lugar del corderito, el consomé y el pescado, en tierra irlandesa encontramos pavo relleno y jamón asado, y pudin de postre, y además es el día 25, y no el 24, cuando se reúne la familia.En Nochebuena es tradición poner una vela para dar la bienvenida al Niño Jesús. Además tienen de día de fiesta “extra” el 26, St. Stephen’s Day, una curiosa celebración que aún no conozco… así que no puedo contaros mucho.


4. El día de la Lotería. Aquí sí hay, pero sin niños de San Ildefonso… Y además el día grande es el 31 de diciembre, no el 22. Supongo que también será emocionante, aunque siempre he oído que la Lotería de Navidad española es de las más especiales del mundo, con 200 años de historia.

 

[Img #64814]5. El belén. El típico nacimiento cristiano aquí se llama “crib” (pesebre, cuna) y sí que se suele poner. Pero la diferencia es que no hay tantos en lugares públicos como en España. Lo de ir a visitar los belenes que ponen distintas instituciones, empresas, iglesias y monasterios… no es igual. Aun así, es un país católico y sí que se nota. De momento he visto algunos, incluso con pastorcillos. Seguro que si investigo, los encontraré más elaborados, con su musgo y todo… Pero no hasta este momento. Os dejo una foto de uno de nacimientos de un centro comercial de Galway (mi ciudad adoptiva por una temporada).


6. Los villancicos. A ver, los oyes por todas partes, pero ninguno como “Esta noche es Nochebuena y mañana Navidaad, saca la bota, María, que me voy a emborrachaaaar. Ande, ande, andeee, la marimorenaaaa….”. Pues no, ninguno como ése. Y nada de panderetas y de zambombas. Eso sí, oyes cantar a los coros más bellos el “Noche de Paz” (aquí “HolyNight”) e incluso “El tamborilero” versión inglesa. La verdad es que en eso tengo que decir que casi nos ganan. Hay mucha música en la calle.


7. El aguinaldo. A-GUI-NAL-DO. Difícil de pronunciar, me temo, para los Irish… pero así es la vida, a mí también me cuesta pronunciar la uve doble en inglés y me aguanto. Pues lo mismo les pasa a ellos con esta palabra y con TURRÓN. Toma ya. El caso es que lo de “O cantamos, o rezamos, o nos das el aguinaldo” de los niños del barrio… En fin, lo echaré en falta


8. Las uvas. Y las doce campanadas de la nochevieja... Atragantándonos todos con esas dichosas “grapes”.  Espero hacerlo dondequiera que esté con La 1 puesta en la Tablet y contando cada ding-dong con sus cuartos y todo. Sí que es cierto que en Dublín también hay campanadas, por lo que he leído, pero una hora antes y… no desde la Puerta del Sol. Sorry pero no es lo mismo, amigos. No puede serlo…


9. Salir hasta las tantas el día de Nochevieja. Con su correspondiente chocolate con churros al amanecer. El chocolate, espeso, como dice el refrán. Aquí eso no lo encuentras. El chocolate caliente tiene “marshmallows” por encima (mini-nubes de azúcar) y es tipo “colacao” –que tampoco lo encuentras-. En fin. No esperes otra cosa por aquí. Nunca digas nunca, pero creo que lo de la nieve aquí… poquito o nada. Así que echaré de menos estas nevadas geniales, silenciosas y lentas que comienzan el 31 y terminan al año siguiente… Lo que sí tengo entendido es que Dublín es uno de los lugares donde la música para despedir y saludar al nuevo año está asegurada, con el New Year’s Festival, tres días de fiesta, cultura, comida, mercadillos, música… Vamos, un “no parar”.


10. Los Reyes Magos. Aquí se celebra Santa Claus y el día de los regalos es el día de Navidad. Y eso del roscón de Reyes… Pues tampoco.  Con esa masa con sabor a agua de azahar, con los regalitos dentro, con la fruta escarchada por encima… Pues no, aquí no lo verás. En Irlanda los niños se emocionan al ver al señor de rojo por las calles, le esperan en cada centro comercial, en la plaza… “Santa”, los renos y los elfos son los que se encargan aquí de los regalos. El día de Reyes no es día de fiesta como tal, pero las vacaciones escolares también acaban después de esa fecha, como en España. Una nota: Sus Majestades sepan que tienen un lugar en mi corazoncito medio irlandés.


Lo que no echo de menos son las luces, ésas que reavivan las ciudades. Aquí, en mi ciudad adoptiva irlandesa, Galway, las ponen inclusoel mes de noviembre, hay música en las calles y en cada comercio y la gente está muy animada a comprar y consumir… Creo que en este país son mucho más consumistas que en España, y más previsores –es una impresión mía-. Les encantan los mercadillos navideños, que lo son en todo su sentido: comida, bebida caliente, barbacoa incluso, figuritas típicas, cervecita… de todo. Eso del consumismo a veces está bien, especialmente cuando toca reactivar la economía. Aunque cuando estamos tiesos, es difícil saber de dónde rascar.


En ese sentido –y solo en ése-, a veces pienso en Ávila, que es tan solo un poquito más pequeña que la ciudad en la que vivo en Irlanda… y me da cierta pena lo parados que allí somos, a veces hasta sosos y con poca iniciativa –y si la tienes, te critican, por supuesto-. No quiero ser de los que piensan que fuera está lo mejor y que nosotros “somos lo peor”; en absoluto, y de ahí este artículo donde echo de menos “lo de casa”. Pero… La música y las luces nunca son gasto: son inversión. Incitan a que la gente salga y se socialice, a que se rasque el bolsillo (exacto: que gastemos en una cerveza, en un paquete de chicles o en los regalos navideños, en lo que sea), sonría yperciba con más cariño y admiración su ciudad.


A veces la felicidad es solo cuestión de pequeñas cosas. Así que a comer turrón, uvas y lo que se tercie; a estar con la familia y con los amigos lo que podáis; a tomarse una buena sidra, cava o champán antes de las cenas de Nochebuena y de Nochevieja y a disfrutar, y mucho, de esas bellas tradiciones que tenemos en España. ¡Nada de tristezas estos días y a disfrutar de estas Navidades a la española! Yo, por aquí, me tomaré una Guinness bien fresquita a vuestra salud, amigos.

 

[Img #64815]

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
----