Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carlos de Miguel
Viernes, 21 de marzo de 2014
Por la amistad con la familia que sustenta la capilla

La esposa de Suárez fue enterrada en Mosén Rubí

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

El ex-presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, podría descansar, a su fallecimiento, en la capilla del convento abulense de Mosén Rubí, junto a los restos de su esposa, Amparo Illana, enterrada en este lugar el 19 de mayo de 2001.

[Img #19373]

 

Precisamente, el sepelio de Amparo Illana, con quien contrajo matrimonio en 1961 y tuvo cinco hijos, fue una de las últimas apariciones en público de Adolfo Suárez, pues a mediados de 2003 le fue diagnosticada una enfermedad cerebral degenerativa que ha ido borrando su memoria y que le ha impedido ser consciente en estos últimos años de vida quién fue y lo que su figura ha significado en la historia de España, tal y como ha trascendido en diversas ocasiones.


La posible elección de la capilla de Mosén Rubí como lugar para el descanso eterno de Amparo Illana y de Adolfo Suárez obedece al estrecho vínculo personal que existe entre la familia del ex-presidente del Gobierno y el marqués de Fuente El Sol, José María de Figueroa, presidente del patronato del que depende este templo, declarado bien de interés cultural en 1983.


La tumba donde reposa Amparo Illana está a la derecha de la capilla, bajo una lápida en la que ahora puede leerse: 'Exma Sra Amparo Illana Elórtegui. Duquesa de Suárez'. Se encuentra además cerca de los sepulcros de los fundadores de la capilla de Mosén Rubí, María Herrera y Andrés Vázquez.


En esta capilla, abierta para actos de culto y al público en las tardes de martes a sábado y domingos y festivos por la mañana, excepto los lunes y el segundo domingo de cada mes, se custodia la imagen del Santísimo Cristo de las Batallas, de la que se dice que acompañó a los Reyes Católicos en sus campañas contra los musulmanes durante la Reconquista y que sale en procesión en la madrugada del Jueves Santo por las calles de Ávila.


Visitas frecuentes
Coincidiendo con el anuncio del inminente fallecimiento de quien fuera jefe del Ejecutivo entre 1976 y 1981, desde la comunidad de las hermanas dominicas, encargada del cuidado del cenobio, se ha desvelado que, hasta que se le confirmó la enfermedad, Adolfo Suárez no dejó de acudir al lugar en el que fue enterrada su mujer, donde depositaba flores naturales.


Las monjas dominicas también han recordado cómo en alguna de las visitas que Suárez realizaba a la tumba de su mujer, llegaba a quedarse con la comunidad de religiosas a comer, teniendo un trato "muy bueno" y "amable" hacia ellas.

 





Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress