Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Represa
Martes, 1 de noviembre de 2016

Algo de memoria histórica

Guardar en Mis Noticias.

El Partido Popular de Ávila ha renegado en varias ocasiones de la Ley de Memoria Histórica: sus motivos tiene y además razonables y legítimos.

[Img #63035]

 

Pero una cosa es renegar de la Ley de Memoria y otra aspirar a que la sociedad abulense tenga memoria de pez o amnesia selectiva, para que olvidemos una historia local lejana y próxima que nos debería, si no avergonzar, sí hacernos reflexionar para encontrar el porqué abunda ese aroma de caciquismo y despotismo en la actuación de la administración local y provincial.


Por tanto, vamos a recordar algunos hechos que, por su mera existencia y persistencia, a lo largo del tiempo, nos definen con más claridad y nitidez que cualquier estudio antropológico o discurso de esos a los que tan aficionados son los políticos sobre las virtudes y grandezas de nuestra sociedad abulense.


Si ustedes entran en Ávila por el arco de San Vicente, encontrarán un restaurante cafetería con una terraza espléndida en la plaza de Sofraga. Lo que quizás no sepan es que esa terraza era un espacio público de la ciudad que el Ayuntamiento de Ávila entregó en el siglo XIX a un marqués mediante decisión unánime de la Corporación municipal.


Aun en el siglo XIX, época de caciquismos varios, ya era raro el que un ayuntamiento diera un terreno público gratis y sin contraprestación alguna a particulares.


Apenas cien años después, la Diputación de Ávila concedió gran parte de las instalaciones del antiguo Colegio de Huérfanos Ferroviarios a la Iglesia católica, para que allí  instalara su universidad; es decir, una desamortización al revés: bienes del municipio se entregan a la Iglesia.


A su vez, como el proyecto era una ruina, el Ayuntamiento recalificó un terreno de más de un millón de metros cuadrados a la Iglesia Católica para que con el pelotazo urbanístico pudiera saldar la deuda de la universidad.


No  contento con ello, en  junio de 2009, y ya en pleno siglo XXI, los abulenses nos despertamos con la noticia de que el Ayuntamiento planeaba ceder de forma gratuita una parcela a la Iglesia católica en la zona sur de la ciudad para la construcción de un templo porque, al parecer y según palabras del entonces alcalde García Nieto, lo demandaban los vecinos.


Uno no recuerda clamor alguno por un templo o una parroquia. Sí recuerda, en cambio, las necesidades de guarderías, zonas verdes y deportivas de las que hablaban los vecinos pero, obviamente, uno no es nadie para llevar la contraria a ese amazonas de sabiduría, a ese 'Pericles abulense', que es el señor García Nieto.


Ahora, en estos días nos encontramos con que el contrato de docencia que unía a la Escuela Nacional de Policía con la Universidad de Salamanca se adjudica a la Universidad Católica.


Nuevamente, como si de una tradición maldita se tratara, algo público se va a manos privadas sin más razón ni causa alguna que la presencia en el Ministerio del Interior de un católico, próximo al Opus Dei, que no sólo condecora a “la Virgen de los Dolores de Archidona por su colaboración con la Guardia Civil,”  sino que le graban en su despacho sin autorización y ni presenta denuncia alguna, como era su obligación, ni dimite como le exigiría un mínimo e imprescindible sentido del decoro.


La parábola del cuento es clara: Ávila es una ciudad fiel a las tradiciones y, entre ellas, tan arraigada como la devoción a la Santa o el paseo por el Grande, se encuentra la de entregar bienes públicos a particulares o a la Iglesia, con lo cual todos nos empobrecemos un poco, pero quizás a cambio nos tramitan la salvación eterna.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
10 Comentarios
Fecha: Domingo, 6 de noviembre de 2016 a las 20:04
Dr. Ing. y PhDr. Manuel Mateos
A la universidad de Estados Unidos donde estudié les dieron amplios terrenos gratis, lo mismo que a otras numerosas universidades, lo que llaman Land-Grant. La Politécnica que está en la carretera de Toledo supongo que no pagaría los terrenos y por lo que veo es tan mala en enseñanza y consideran tan mal a los científicos, que deberían de cerrarla. Sr. Represa: me la impresión que lo ha escrito con odio.
Fecha: Jueves, 3 de noviembre de 2016 a las 12:34
barbaro

visto tu artículo; porque no les dices a tus compañeros de upyd que dejen de ir a fiestas religiosas y que presenten mociones para que se devuelva el edificio al ayuntamiento o la di **** ción.
Fecha: Jueves, 3 de noviembre de 2016 a las 11:52
Obis
Estimado Retornado, tal y como he dicho varias veces pienso que el Sr Represa suele atinar, certero y preciso, cuando escribe y opina sobre lo local; y tiende a desbarrar y errar (de bulto) cuando divaga sobre lo nacional. Es el ámbito geográfico lo que yo considero que se asocia a su tino o desatino y no el espectro ideológico… por cierto el “vicentismo” existe aún? Infórmenos, no se lo guarde para usted.
Fecha: Jueves, 3 de noviembre de 2016 a las 09:18
Retornado
Hombre, Obis, cuando el Sr. Represa diserta, con igual tino y mesura, creo yo, sobre o más bien contra otros temas de distinto color político (nacionalismos, populismos, la izquierda) le ha dado usted hasta en el carnet de identidad con sus comentarios. Por contra, cuando sus dardos hacen diana en el PP (especialmente el local) o en los restos de UPyD (especialemnte sector Vicentista), le colma de elogios. Me parece a mí que su "una vez más, espléndido" tiene (como por otro lado es razonable y lógico) un alto componente de subjetividad no exenta de criterios y afinidades. Yo al Sr. Represa le alabo y alabaré siempre la forma, que es cercana a lo perfecto (dosis de ironía entreverando discursos bien estructurados y con sustancia). El fondo, como es el caso, unas veces me sabe a solomillo y otras a gallinejo.
Un cordial saludo.
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 17:15
Católico laicista
Como católico que aboga por la separación iglesia-Estado y por una España laica, estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Somos muchos los católicos que pensamos que la estrecha relación entre la política y las cuestiones religiosas causan un grave daño a la convivencia y el respeto entre creyentes, no creyentes y entre los que profesan otra religión. El respeto entre todos tiene que empezar por no beneficiar a unos frente a otros. Los cristianos de verdad no necesitamos ni favores ni beneficios de los políticos. La fe está muy lejos de las sedes de los partidos políticos que sólo buscan interés electoral.
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 17:04
Juan mi
El integrísmo religioso del Partido Popular está llevando a Ávila a las más altas cotas de podredumbre y subdesarrollo. Gracias a esa invasión que la ciudad sufre gracias al PP y a la jerarquía eclesiástica, Ávila está cada día más alejada de la modernidad y evolución social. Una pena.
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 14:06
Marcelo
¡Que seria de ávila sin la universidad católica,! hay que agradecer la colaboración de todas las instituciones, para conseguir que por lo menos nuestros jóvenes no emigren durante la época universitaria.
gracias mil, al obispo cañizares por su dedicación y empeño por los abulenses.
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 13:05
Vamos mal
En Avila la ocupación del espacio público por parte de la iglesia católica es insultante, hasta el punto de que son conscientes de que la ciudad es suya y que se gobierna para ellos. Actuaciones del gobierno de la ciudad como la determinación en cuanto a símbolos religiosos en las instituciones públicas, las políticas de movilidad y de peatonalizacioens a la carta de cierto colegio de la iglesia, la ocupación de vía pública por obras de la iglesia, la excesiva exaltación de actos de la iglesia que inundan de forma desmesurada las calles de la ciudad (semana santa, procesiones, misas, etc.), la cesión de espacios y bienes públicos, etc etc., todo en esta ciudad se hace para y con el parabien de la iglesia. En este tema no todos somos iguales y sabemos que en Avila cuanquier ciudadano no tiene las prebendas que se le da a la iglesia. Y yo me pregunto: si llevamos toda la vida con estos privilegios hacia la iglesia y si seguimos siendo una ciudad y una provincia a la cola del progreso y avance social en todos los sentidos, será que estos privilegios no solo no han sido positivos para la ciudad sino que podemos determinar que claramente han sido perjudiciales para el desarrollo de Ávil
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 12:23
Abulense
Excelente repaso a una verdad como un templo. El trasvase de bienes y fondos públicos a manos privadas de la iglesia es una constante histórica en Ávila, donde la ciudad siempre se ha "gobernado" exclusivamente mirando los intereses de una elite entre la que se encuentra de forma inequívoca la iglesia católica. Una sangrante situación a la asistimos la ciudadanía sin encontrar atónitos sin ser capaces de reaccionar ante esta usurpación de lo común.
Fecha: Miércoles, 2 de noviembre de 2016 a las 10:37
aj
No tengo muy claro lo de este artículo. El templo de la zona sur se cambió por el edificio que tenia la Iglesia donde esta ahora está Fomento. Era donde estaban antes los PP. Paules. Quiero decir, tengo entendido que fue un cambio de lugar. Mejor las cosas que se argumente con documentos.

Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress