Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Alfredo Rodríguez Blázquez
Miércoles, 5 de octubre de 2016

El derecho trampa de los ricos separatistas

Guardar en Mis Noticias.

Pretender hoy que Cataluña sea vista como un territorio sojuzgado y oprimido por el resto del estado español es una ofensa a la inteligencia. Es como si nos dijeran que los pobres oprimen a los ricos, como si nos contaran que las víctimas siempre alcanzan un nivel de vida superior al de los verdugos, o como si nos dicen que los pájaros tiran a las escopetas. Yo no sé si el nacionalismo catalán podrá inventarse un futuro, pero si sé que se ha inventado un pasado reescribiendo la historia y contando un relato que nada tiene que ver con la realidad y mucho menos con los hechos.

¿Pero ustedes creen que los nacionalistas catalanes de hoy persiguen  recuperar su identidad?...  Yo creo que no. ¿Quién se la ha robado?

 

¿Quién les impide hablar su propia lengua?... Nadie. Que yo sepa han implantado el monolingüismo en la administración y hasta en la educación.

 

¿Quién les impide conservar su propia cultura y organizarse por sí mismos?... Hoy tienen más autogobierno del que jamás soñaron los nacionalistas catalanes de hace ochenta o noventa años.

 

Entonces… ¿Qué es lo que quieren al iniciar un proceso de desconexión que acabe en  la proclamación unilateral de la república catalana?... Pues yo lo tengo muy claro: los nacionalistas de derechas hacer negocios, es decir: hacer más caja. Y los de izquierdas… bueno, los nacionalistas de izquierdas querrán hacer del nacionalismo una alternativa al capitalismo. Otra cosa no se me ocurre.

 

Y para conseguirlo por la vía legal no dejan de apelar a un derecho, el derecho a decidir, que no existe en ningún tratado internacional y que no deja de ser un eufemismo del derecho de autodeterminación. Un derecho-trampa al que se suma sibilinamente -en un porcentaje muy alto- la izquierda de este país.

 

Igual lo apoyan porque hoy la izquierda ha abjurado –sin habernos enterado- de su tradicional internacionalismo para abrazar el nacionalismo. Igual es que hoy los trabajadores catalanes tienen más cosas en común con los ricos burgueses que quieren independizarse que con los trabajadores castellanos o extremeños.

 

O igual, digo yo, porque ya no hay proletarios a los que seducir… ni trabajadores que les voten mayoritariamente, ni parados que les apoyen masivamente y eso les lleva a buscar “nuevos proletarios” entre las clases medias y medias-altas del país, las cuales abundan en las regiones más ricas de España. Porque ahí, en las clases de rentas medias y medias-altas y en los trabajadores de las administraciones públicas, tiene  hoy su caladero de votos esta izquierda que aboga por el derecho a decidir. Una izquierda que se refiere a España como una nación de naciones,  como si la nación española tuviera algo que ver con la extinta Yugoslavia.

 

O igual, que a veces hay que pensar mal para acertar, porque los nacionalismos abren grietas profundas que horadan en el régimen constitucional y democrático vigente que ellos quieren derribar.

 

Todos saben, me refiero a las formaciones nacionalistas, independentistas, anticapitalistas y a la izquierda que es partidaria del derecho a decidir, que si se hiciese hoy una consulta legal sobre la independencia de Cataluña ganaría el “no”.

 

Y si lo saben, se preguntarán muchos, ¿por qué exigen que haya un referéndum que perderían?...  ¿Quizá, como dicen ellos, porque en eso consiste la democracia real?...  ¡Ni de coña!

 

Lo exigen por una cuestión muy simple: un referéndum  daría a los nacionalistas una carta de naturaleza jurídica y política de la que hoy carecen. Y a partir de ahí… ya nadie podría negarles su propia identidad nacional y habría tantas consultas legales como hicieran falta hasta que saliera el “sí”. Cualquier consulta legal y vinculante sobre la independencia de un territorio solo puede acabar de una forma: con la independencia de ese territorio. En Escocia habrá un segundo referéndum, un tercero… y así hasta que salga el sí. Y cuando salga el sí… el proceso será ya irreversible. Y lo mismo ocurriría en Cataluña.

 

Esto es lo que buscan unos, los nacionalistas de derechas e izquierdas, aunque sus motivaciones sean distintas. Los otros, la izquierda  “española” que apoya la consulta, lo que busca es mantener vivo un conflicto que les permita seguir horadando en la democracia liberal y representativa que ellos aborrecen.

 

Y a todos les importa un comino el pueblo, los ciudadanos, los de Cataluña y los del resto del estado; los únicos que pagan siempre los caprichos de los ricos y los sueños de unos pocos y los únicos que nunca sacan réditos de sus sentimientos.

 

Y es que, como dijo Rosa de Luxemburgo: “el separatismo es una trampa burguesa que solo busca la autodeterminación de la clase dirigente”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Comenta aquí esta noticia
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
11 Comentarios
Fecha: Viernes, 21 de octubre de 2016 a las 17:52
Arnau Estanyol
Matias tiene razón, escriba ya algo de la política doméstica, que es lo que nos interesa y no lo que ocurre a 700 km. Es algo parecido con lo que pasó hace unos meses con Venezuela para desviar la atención.
Lo que es una ofensa a la inteligencia son artículos como este, que por cierto es el enésimo igual que escribe, le doy un consejo: viaje algo a ver si se le enciende la bombilla de la imaginación ya que aquí en la meseta no ve más allá de sus narices.
Y por último, son ustedes, los voceros de la caverna del poder centralista, los que han reescrito la historia.
Fecha: Viernes, 14 de octubre de 2016 a las 17:50
Matías
Alfredo tu discurso ya está muy manido, para escuchar estas cosas ya tenemos a los de la caverna subvencionada por los de la Gurtel y demás. Escribe algo de Ávila y sus gobernantes, eso es lo que nos preocupa, aquí, su gestión que nos ha llevado a unas cifras de paro desorbitadas, a unos barrios desérticos, a un aislamiento de las grandes rutas ferroviarias, a un peaje escandaloso, al desmantelamiento de lo público, a la concesión a los privilegios a una universidad privada e integrista..etc etc, déja ya a los políticos de lejos de nuestra tierra, aquí ya tenemos lo nuestro y nuestros responsables. Atrévete !!!
Fecha: Jueves, 13 de octubre de 2016 a las 21:29
Uno
Pero ¿no se explotan los mismos sentimientos por parte del nacionalismo español?..este articulo es ridículo,y escandalosamente tendencioso
Fecha: Jueves, 6 de octubre de 2016 a las 11:03
Abulense
Un apunte para el autor del artículo. Sr. Rodríguez, usted se posiciona claramente en una visión, que curiosamente coincide con la difundida ampliamente por la prensa de este país, curiosamente también, propiedad de grandes grupos empresariales ligados a intereses económicos muy concretos.
A modo de ejemplo para que se de cuenta de que no es oro todo lo que reluce y que cuando un pueblo quiere ejercer sus derechos cívicos en este país, desde el gobierno central y desde las instituciones del Estado se ponen trabas al reconocimiento de esos derechos. En numerosas ocasiones el parlamento vasco y el catalán, a través de leyes autonómicas, han querido GARANTIZAR EL DERECHO A LA VIVIENDA en sus territorios, tal y como "GARANTIZA" LA CONSTITUCION y ha sido el gobierno español el que ha recurrido esas leyes que garantizaban derechos sociales para todos. Por razones como esta un pueblo decide romper con un Estado que no le garantiza la felicidad, así de claro, y si esto sigue así, como dijo alguien, todo el mundo querrá salir huyendo e independizarse. Esos "constitucionalistas" acérrimos que se olvidan de la mayoría de los artículos de la Constitución.
Fecha: Jueves, 6 de octubre de 2016 a las 09:30
Fernando de Luis
Este artículo refleja una versión interesada, nada más, tan interesada como puedan ser otras. Esa idea de nación española se sustenta sobre argumentos expuestos en ciertos momentos muy concretos de la historia, especialmente con los Reyes Católicos y con La dictadura de Franco. Pero ¿y el resto de los periodos históricos donde desde posiciones ilustradas liberales y republicanas se ha contemplado otra idea muy diferente de lo que era España?
Fecha: Jueves, 6 de octubre de 2016 a las 08:47
Paco Mendez
Y ¿que me dice del derecho trampa de los ricos unionistas?. Coincido con otro comentario, ese patriotismo españolista como herramienta contra el pueblo en unas épocas lo llamaron "alzamiento" y ahora lo llaman "crisis" y en unas utilizaron el falangismo y ahora el neoliberalismo e incluso un falso "constitucionalismo".
Fecha: Jueves, 6 de octubre de 2016 a las 07:40
Luis Carlos N.
Basta Señor Rodriguez, el españolismo, esa idea de una nación única, es la herramienta que históricamente ha utilizado el poder y la oligarquía para robarnos a los ciudadanos.
En este país cuando las élites han querido perpetrar un nuevo atraco siempre han sacado el patriotismo como arma para perjudicar a las clases populares y contra el bien colectivo, un patriotismo español falso que en realidad sólo esconde los intereses del bolsillo de los poderosos.
Fecha: Miércoles, 5 de octubre de 2016 a las 21:01
Laura
Para usted señor Alfredo existe una "nación española". Para mi y mucha más gente, y mi opinión es tan válida como la suya, España es un Estado plurinacional, donde conviven identidades nacionales diferentes que pueden convivir y donde ninguna de ellas sea preponderante con respecto a las otras y solidarias entre ellas: Cataluña, Galicia, Castilla, Pais Vasco, Andalucia...
Fecha: Miércoles, 5 de octubre de 2016 a las 19:57
Félix
"Tu vienes vendiendo flores, las tuyas son amarillas, las mías de todos los colores" (Federico García Lorca).
Señor Alfredo, la España plurinacional que a usted no le gusta es mucho más bonita, divertida y diversa que la España uniforme y monocorde que usted proclama.
Fecha: Miércoles, 5 de octubre de 2016 a las 19:16
Un poco de rigor
El autor del artículo desconoce totalmente el concepto de internacionalismo que se maneja desde posiciones de izquierda. Dicho concepto se sustenta en el más amplio de "solidaridad INTERNACIONALISTA" (entre naciones), es decir, entre el pueblo trabajador de distintas naciones, en relación a las naciones sin Estado y su lucha por la liberación social y nacional. Un poco más de rigor, por favor, de especialistas en escribir de tópicos ya superados ya vamos sobrados en la prensa española.
Fecha: Miércoles, 5 de octubre de 2016 a las 10:24
Rastas.
Que sentimental y tierno. Me hace llorar.

Avilared • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress